PlayBall

23 abril 2014

Hace 75 años hizo su debut el Patón Carrasquel


Hace tres cuartos de siglo comenzó la historia de Venezuela en las grandes ligas, con el estreno del lanzador caraqueño. Carrasquel fue la primera gran figura internacional de nuestro beisbol

“¿Qué voy a hacer yo solo en Estados Unidos, sin saber hablar inglés?”.

Alejandro Carrasquel respondió con tan contundente pregunta la propuesta que Martín Dihigo le hizo en 1934, el día que el estelar cubano, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, le dijo al caraqueño que debía viajar al norte, para probar suerte en las grandes ligas.

El Patón demoró cinco años para aceptar la idea de intentar la aventura, pero finalmente en 1939, ante la insistencia de Joe Cambria, buscador de talento de los Nacionales de Washington, firmó el contrato que finalmente le convertiría en el primer venezolano en las mayores.

Este 23 de abril se cumplen 75 años de su primer juego en la gran carpa. Aquel día, al entrar como relevista y obligar al inmortal Joe DiMaggio, de los Yanquis, a rodar la pelota hacia sus manos, comenzó el luminoso recorrido de la expedición nacional en la gran carpa.

Su nombre, curiosamente, no aparece en los primeros boxscores publicados en los diarios de entonces. El dueño de los Senadores, su equipo durante casi toda su estadía de ocho campeonatos arriba, decidió presentarle oficialmente como “Alex Alexandria”, un seudónimo americanizado y más pronunciable que el apellido real del tirador.

Poco tiempo después, y gracias a su éxito sobre la loma, el diestro recuperó su apellido verdadero y se hizo de una reputación en el beisbol mayor.

Carrasquel fue la primera gran figura internacional de la pelota nativa, en la que asomaban relumbrantes estrellas como Luis Aparicio padre, Vidal López y Jesús “Chucho” Ramos. Se despidió con 50 victorias, 258 juegos y 3.73 de efectividad.

Hoy, Miguel Cabrera es el reinante Jugador Más Valioso de la Liga Americana, Johan Santana y Félix Hernández han ganado el premio Cy Young, Luis Aparicio hijo y Oswaldo Guillén han recibido el Novato del Año, y más de 300 venezolanos han llegado a las grandes ligas desde aquel 23 de abril de 1939.

Deportivamente hablando, todos son hijos del Patón.  

Tenía 26 años de edad, al momento de su estreno.

Javier González, Carlos Figueroa Ruiz y Carlos Alarico Gómez recogen un sinfín de anécdotas en su estupendo libro sobre el Patón, publicado en 2009. Una de ellas es esa que relata cómo el lanzador cambió de opinión y finalmente siguió el consejo de Dihigo.

“Me ofrecieron mil, dos mil, tres mil, cuatro mil dólares”, le dijo el pitcher al periodista Álvaro Miranda, 25 años después de su estreno en las grandes ligas. “Era una bonificación atractiva. Pero yo no quería ir a Estados Unidos”.

Cambria pudo doblarle el brazo a Carrasquel, finalmente. No quería quedarse sin firmar al mejor monticulista que dio Venezuela hasta la aparición de Luis Leal y Wilson Álvarez, ya en los años 80 y 90.

“Cuando me ofrecieron siete mil dólares, lo pensé mejor y acepté”, apuntó el Patón.

Ese día comenzó el periplo que convirtió al caraqueño en el primer grandeliga del país. Han pasado exactamente tres cuartos de siglo.

Via http://www.elemergente.com/
@Ignacioserrano

Fallece Conrado Marrero, leyenda del béisbol

Conrado Marrero, el Guajiro
Associated PressConrado Marrero, legendario pitcher que se abrió paso en las grandes ligas a fuerza de control y picardía pese un físico diminuto, murió en esta capital el miércoles, dos días antes de cumplir 103 años, según confirmó un nieto. Era el ex pelotero de las mayores más viejo con vida.
“Se levantó en la mañana y estaba como ido”, dijo a la AP en conversación telefónica su nieto Rogelio Marrero, quien vivía con el deportista en un apartamento. “Respiraba pero con los ojos en blanco”.
Según este familiar, el pelotero no quiso tomar alimentos y su deceso se produjo sobre la una y 30 hora local de Cuba.
El deportista iba a cumplir 103 años el próximo viernes y hasta la fecha se mantenía lúcido, de buen ánimo y solía contar anécdotas sobre su pasado, pese a una catarata en los ojos y una operación de cadera desde 2011 que prácticamente le impedía caminar.
Marrero pasó incluso sus últimos años sin tantos sobresaltos económicos desde que en 2012 recibió la ayuda de la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas en reconocimiento a los cinco años que jugó con los Senadores de Washington.
Conocido en Cuba como el “Guajiro del Laberinto”, por el nombre de la finca en la que se crió en el pueblo de Sagua, unos 350 kilómetros al este de la capital, y en Estados Unidos como “Connie”, Marrero tenía 39 años en 1950 cuando lo contrataron los Senadores de Washington. Jugó hasta 1954 y terminó con récord de 39-40, un promedio de carreras limpias de 3.96 y un total de 297 ponches. En 1951 fue elegido para participar en el Juego de Estrellas, pero no llegó a intervenir en el encuentro.
Marrero no tenía demasiada fuerza en el brazo, pero lo compensaba con un amplio repertorio de bolas rompientes, de nudillo y cambios de velocidad. Tenía una curiosa forma de tomar impulso para lanzar, que Felipe Alou describió alguna vez como “una mezcla de molino enloquecido y pato salvaje que trata de volar hacia atrás”.
En entrevistas con la Associated Press en años recientes, Marrero recordó momentos especiales de su carrera, como las veces que enfrentó a futuros habitantes del Salón de la Fama, incluidos Mickey Mantle y Larry Doby. Ganarle a los Yanquis de Nueva York fue particularmente gratificante, señaló. También comentó lo que le costaba batearle a los zurdos, sobre todo a Ted Williams.
“Un día Williams me bateó dos jonrones y después vino y me dijo, ‘lo siento, hoy era mi día”‘, relató en el 2012. “Le respondí, ‘Ted, todos los días son tu día”‘.
Nació el 25 de abril de 1911 y comenzó su carrera jugando como tercera base. Debutó en el montículo por accidente en 1935, cuando su equipo de Sagua no tenía ningún pitcher disponible. Ganó el juego y de ahí en adelante el equipo le pidió que siguiese lanzando.
Más adelante jugó con Cienfuegos, Almendares, Marianao y La Habana, y brevemente en la liga mexicana, con los Indios de Juárez, en 1945. También integró la selección cubana.
Ya se acercaba el fin de su carrera cuando debutó en Estados Unidos, en 1950, a los 39 años.
Los Senadores lo dieron de baja en 1955 y regresó a Cuba, para jugar con los Sugar Kings y se retiró al final de la temporada de 1957. Siguió trabajando como coach e instructor hasta octogenario y el gobierno cubano lo reconoció como un Héroe de la República en 1999.
Llegó a los 100 años ciego, con problemas auditivos y en silla de ruedas. Se entretenía escuchando transmisiones de partidos de béisbol por radio, a menudo con un puro en la boca que masticaba. Le costaba hablar, pero se alegraba cuando hablaba de sus años en las mayores.
“Cuando me ponía ese uniforme me sentía más grande, más fuerte”, dijo Marrero en el 2013, al cumplir 102 años.
El cubano pasó a ser el ex grandes ligas de mayor edad vivo en febrero del 2011, tras la muerte del ex infielder de los Dodgers de Brooklyn Tony Malinosky.
El bibliotecario del Salón de la Fama Jim Gates dice que, tras el deceso de Marrero, el ex grandes ligas de mayor edad vivo es Mike Sandlock, de 98 años y quien jugó con los Bravos, los Dodgers y los Piratas.
En años recientes Marrero recibió 30.000 dólares de las grandes ligas como parte de un programa a beneficio de peloteros que estuvieron activos entre 1947 y 1979.
Rogelio Marrero dijo que los restos de su abuelo serán cremados y que su familia espera que sus cenizas permanezcan en un panteón para beisbolistas cubanos.
Via http://zonadestrike.wordpress.com/

López Y Anderson Brillan En Triunfo De Yomiuri


.- El venezolano José Celestino López y el cubano Leslie Anderson se convirtieron este miércoles en los pilares ofensivos de su equipo en el triunfo de 4-1 de los Gigantes de Yomiuri sobre las Estrellas de DeNA en el Estadio Kamoike de Kagoshima.
 
   López se fue de 3-3, con un jonrón solitario, un doble y un sencillo, para elevar su promedio a .292. Sus 7 cuadrangulares lo colocan como el segundo mejor de la especialidad en la Liga Central y sus 19 remolques como el tercer mejor de ese departamento en el circuito.
 
   Anderson, por su parte, se fue de 4-3, con un doble, 2 sencillos y una empujada, para aumentar su promedio a .364 y ascender al cuarto lugar de esa categoría en la Liga Central.
 
   Por DeNA, el venezolano Aarom Baldiris ligó par de sencillos en 4 turnos para mejorar su promedio a .253.
 
   En otros encuentros de la jornada, el cubano Juan Miranda disparó un vuelacercas y 2 imparables en 4 turnos, anotó en 3 ocasiones y produjo 2 carreras en el triunfo de 10-6 de los Luchadores de Nippon Ham sobre los Halcones de SoftBank en el Tokyo Dome.
 
   El inicialista caribeño, que había estado atravesando un mal momento ofensivo, subió su promedio a .215 y sus totales de jonrones y empujadas a 2 y 10, respectivamente.
 
   En el QVC Marine Field de Chiba, el mexicano Luis Cruz sonó 2 dobles en 3 turnos y anotó una carrera en el triunfo de 3-1 de los Marinos de Lotte sobre los Búfalos de Orix.
 
   El campo corto azteca puso fin a una racha de 3 juegos sin poder conectar hits para aumentar su promedio a .317.
 
   También por Lotte, el dominicano Carlos Rosa retiró en fila a los 3 bateadores que enfrentó en una entrada de relevo intermedio. Su efectividad bajó a 1.17.
 
   Por Orix, el dominicano Esteban Germán se fue de 4-1, con un doble y 2 ponches, para mantener su promedio en .235, mientras que su compatriota Wily Mo Peña se fue de 3-1, con un sencillo y un boleto, para subir el suyo a .303.
 
   El dominicano Héctor Luna ligó un imparable en 4 oportunidades y anotó en una ocasión en el triunfo de 4-1 de los Dragones de Chunichi sobre los Tigres de Hanshin en el Nagoya Dome. Su promedio descendió a .311.
 
   Por Hanshin, el también dominicano Mauro Gómez sumó un sencillo en 3 turnos para bajar su promedio a .344.
 
   En el Estadio Meiji Jingu de Tokio, el dominicano Rainel Rosario debutó en la NPB al irse de 4-0 con un ponche en el triunfo de 6-3 de los Carpas de Hiroshima sobre las Golondrinas de Yakult. Su promedio inicial quedó en .000.
 
   Por Yakult, el puertorriqueño Orlando Román no permitió hits ni carreras en 2 entradas de relevo intermedio para mantener su efectividad en 0.00 tras 5 apariciones esta temporada.
 
   En el encuentro restante de la jornada, los Leones de Seibu superaron 7-5 a las Águilas de Rakuten en el Estadio Kobo de Sendai.

Via http://beisboljapones.com/

Delfines sigue invicto en casa al vencer a Toros

Rubén Mateo

CIUDAD DEL CARMEN, Campeche -- David Urías conectó triple y anotó con un squeeze play de Bernardo López la carrera que rompió el empate y con la que los Delfines del Carmen se encaminó a un triunfo de 5-1 sobre los Toros de Tijuana el martes, para mantener el invicto en su casa en la Liga Mexicana de Béisbol.
El triunfo fue para la labor en la loma de Baudel Zambrano, quien trabajó 6.0 entradas completas con tres hits, una carrera, dos bases y tres ponches para lograr su tercera victoria de la temporada. Cargó con el revés Alejandro Martínez, quien trabajó 6.0 entradas con cinco hits, tres carreras y cuatro ponches.
En Monterrey, imparable productor de Luis Alfonso García mandó a Chris Roberson al plato, para romper un empate a cinco en el fondo de la octava entrada, y los Sultanes de Monterrey vencieron 6-5 a los Olmecas de Tabasco.
Alejandro Armenta abrió por Sultanes, pero por lesión lo sustituye en la segunda entrada Marcos Rivas, le siguen Miguel Duarte, Alan Guerrero, Tony Peña y el ganador Oscar Villarreal. Por Tabasco inició en la lomita Ángel Araiza, con relevos de Abraham Elvira, Fernando Villalobos y el derrotado Mario Mendoza.
En Mérida, los Saraperos de Saltillo contaron con bateo oportuno y buena labor del yucateco Línder Castro para vencer 2-1 a los Leones en un duelo de pitcheo ante cerca 7 mil aficionados. Los del sarape se encaminaron al triunfo con par de carreras anotadas desde la tercera entrada, cuando Luis Borges produjo la de la quiniela con imparable y más tarde llegó al pentágono con batazo similar de Josh Whitesell.
En Reynosa, elevado de sacrificio de Cristhian Presichi, en la baja de la entrada número trece, llevó al triunfo a los Broncos de Reynosa ante los Rojos del Águila de Veracruz con pizarra de 3-2, en el primer juego de la serie.
En Monclova, Matt Padgett pegó jonrón con la casa llena y Hernando Arredondo impulsó tres anotaciones con doblete, para guiar a los Acereros de Monclova por pizarra de 7-3 sobre los Pericos de Puebla, en el primero de la serie.
En Cancún, Omar Mendoza, quien sustituyó al lesionado Willis Otáñez temprano en el desafío, conectó débil sencillo de bat roto a espaldas del paracorto al abrir el noveno rollo para remolcar a Carlos Orrantia con la carrera que quebró el empate y encaminó a Rieleros de Aguascalientes al triunfo por 5-4 sobre Tigres de Quintana Roo.
En Torreón, Santiago González con sencillo productor en la séptima entrada, trajo la carrera de la diferencia, además de gran trabajo del bullpen naranja, permitió a Vaqueros Laguna venir de atrás y derrotar, 4-3 a los Guerreros de Oaxaca.
En Campeche, debido a complicaciones en la logística de viaje de Diablos Rojos del México hacia el puerto de Campeche, el primer juego de la serie entre el club escarlata y Piratas programado para este martes fue suspendido y el miércoles 23 de abril habrá doble cartelera en el Estadio Nelson Barrera a partir de las 18:00 horas.

El Wrigley Field de Chicago celebró un siglo de historia

CHICAGO -- El Wrigley Field organizó literalmente la fiesta del siglo.
Exactamente 100 años después de que los Federals de Chicago aplastaron a los Packers de Kansas City durante el primer juego en el Wrigley, el afamado parque de pelota fue sede de un festejo conmemorativo el miércoles por la tarde.
A la ceremonia asistieron miembros del Salón de la Fama, como Ernie Banks, Billy Williams y Fergie Jenkins, así como leyendas de los Bears, el equipo de fútbol americano, incluyendo a Dick Butkus y Gale Sayers.
Quien brilló por ausencia fue Sammy Sosa, el astro dominicano que es dueño del récord de jonrones del equipo con 545. Sosa no recibió una invitación por parte del equipo, con el cual mantiene una inexistente relación desde que se marchó en malos términos tras la temporada de 2004.
Durante el juego realizado en la jornada, los Cachorros de Chicago y los Diamondbacks de Arizona usaron uniformes antiguos para recordar aquel encuentro de 1914. Los Cachorros vistieron como los Federals y los Diamondbacks como los Packers, y esos nombres de equipos añejos fueron los que aparecieron en la pizarra.
Y la jornada culminó con otra derrota, en la que los Cachorros sucumbieron 7-5 tras dilapidar una ventaja de tres carreras en el noveno inning.
Fue una tarde de celebración y también de reflexiones. Las remembranzas y anécdotas llegaron una tras otra como si fueran carreras de un copioso racimo.
"Siento mariposas en el estómago, porque yo tuve la oportunidad de jugar aquí", dijo Williams. "Yo decía con frecuencia que era mi parque de juegos durante muchos veranos. Así que lo he disfrutado y sigo haciéndolo".
La celebración llegó en un momento en que los dueños de los Cachorros y los propietarios de edificios vecinos, desde cuyos tejados pueden verse los juegos, siguen sin llegar a un acuerdo en torno a un plan para remodelar el parque. El proyecto de 500 millones de dólares, que incluye una pantalla gigante, está estancado porque la familia Ricketts, dueña del club, no quiere arriesgarse a demandas por el hecho de que el remozamiento termine obstruyendo la visibilidad.
"No puedes pedirle a un equipo que sea competitivo ni pedir que la gente haga ciertas cosas y luego atarla de pies y manos", dijo el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig. "Es algo erróneo. Alguien tiene que decirlo y me alegro de que yo sea ese alguien".
Los dueños de los tejados, que cobran a los interesados por sentarse ahí para ver los juegos, tienen un contrato, bajo cuyos términos, comparten el 17% de sus ingresos con los Cachorros. The Tribune Co., dueña anterior del parque, firmó ese convenio.
"Estos propietarios no lo hicieron", dijo Selig.
El parque ha sido sede de innumerables sucesos, desde peleas de boxeo hasta partidos de fútbol, pasando por combates de lucha libre, funciones de circo, rodeo, conciertos, encuentros de fútbol americano, e incluso un duelo de los Blackhawks de Chicago, el equipo de hockey sobre hielo.
Y en enero de 1944, durante dos fines de semana seguidos, algunos esquiadores saltaron desde un andamio cubierto de nieve y hielo, para aterrizar detrás de la segunda base.
El Wrigley ha sido testigo de todo, menos de algo: una coronación de los Cachorros de Chicago, que no son campeones desde 1908, ocho años antes de que comenzaran a jugar en lo que se bautizó entonces como el Weeghman Park.